04.10.18 |

Elecciones Municipales: ¿Puede el diseño de la cédula favorecer a un candidato?

Históricamente ha sucedido. Y por eso, desde nuestra experiencia en el diseño, hemos querido analizar la cédula de votación que tendrás enfrente este domingo 7 de octubre.

Una vez más volvemos a las urnas (o al módulo electrónico) para elegir a los próximos representantes municipales y regionales. Más allá de todo lo que se ha discutido en los últimos meses (las propuestas, los candidatos y su participación en los debates), poco o nada se ha hablado acerca del diseño de la cédula de votación. Pero ¿qué tan importante es el diseño de la cédula dentro de un proceso electoral? La verdad es que muy importante; realmente muy importante. Incluso, podemos decir, su composición es capaz de afectar gravemente a los resultados finales del proceso.

La cédula de votación es examinada rigurosamente en todos los procesos electorales alrededor del mundo, a fin de que su composición sea justa y respetuosa con lo intereses democráticos. Porque su diseño, de forma deliberada o no, puede generar confusión o reconducir la voluntad de los electores y así influir en los resultados.

Vamos a dejar esto más claro con algunos ejemplos.

Ejemplo 1: Cédula para el Plebiscito Nacional de 1978 (Chile).

En 1978, el dictador chileno Augusto Pinochet, acusado de diversos crímenes contra los derechos humanos, realizó una consulta nacional acerca de la legitimidad de su gobierno. Como vemos en este caso, la opción del “Sí” tenía el ícono de una bandera chilena, mientras que el “No” tenía un recuadro negro y se encontraba en una posición inferior. Claramente una cédula manipulada para conseguir una mayoría positiva, que fue lo que se obtuvo.

Ejemplo 2: Cédula para las elecciones nacionales de Estados Unidos de América en el 2000.

Este debe ser uno de los casos más famosos de los últimos años. Un confuso diseño en la cédula de votación para las elecciones estadounidenses del año 2000 terminó por favorecer a George W. Bush (Partido Republicano) sobre su rival Al Gore (Partido Demócrata). Al estar alternados los candidatos entre el lado derecho y el izquierdo se producía una confusión sobre cuál botón marcar. Es así que muchos votantes que quisieron elegir al candidato demócrata marcaron equivocadamente el tercer botón en vez del segundo.

Cédula para las elecciones nacionales de EE. UU. en el 2000.

Ahora, en cuanto al proceso electoral en Lima y luego de revisar estos ejemplos, vamos a analizar qué tipo de factores podrían influir en los resultados.

Simulador online de voto electrónico.

1. El orden de los candidatos.

Si bien la ONPE ha realizado un sorteo para determinar la distribución de los 22 candidatos, la posición en la que aparecen influye en su elegibilidad. Según un estudio publicado por la Universidad de Chicago en el año 1998, el cual se basó en un testeo de las elecciones primarias en la ciudad de New York, se concluyó que los candidatos recibían una mayor proporción de votos si ocupaban la primera posición.

En el caso limeño, la cédula se ordena de la siguiente manera: Podemos por el Progreso del Perú (Daniel Urresti), Frente Amplio por la Justicia Vida y Libertad (Carlos Enrique Fernández Chacón) y Alianza para el Progreso (Jaimes Salinas López Torres). Dado este orden, Daniel Urresti tendría mayor oportunidad de aumentar sus votos este próximo domingo; sobre todo teniendo en cuenta que en la cédula solamente aparece el nombre del partido y su distintivo, y no el nombre del candidato o su fotografía.

2. Poca visibilidad del voto blanco o nulo (en el voto electrónico).

En el caso puntual del voto electrónico, la acción de dejar en blanco o anular nuestro voto, se lleva a cabo de forma específica. Es decir, podemos elegir las opciones “Voto en Blanco” y “Voto Nulo”, las cuales se encuentran en el inferior de la cédula con muy poca exposición. Asimismo, el elector está obligado a marcar una opción para continuar con el proceso, por lo que podría presionar cualquiera solo para dar por culminada su tarea.

3. El uso de mayúsculas.

Está comprobado que una persona lee mejor cuando el texto está en minúsculas, por lo que solo se usa mayúsculas para generar una jerarquía visual en frases cortas. En esta cédula electrónica, la carga visual para el votante será mayor ya que tendrá enfrente una gran cantidad de texto. Es decir, leer y entender la información podrá tomarle más tiempo del estimado. Por lo mismo, al usar mayúsculas en toda la cédula tampoco se marca una jerarquía entre el titular, el texto de instrucción y el listado de candidatos. ¿La gente va a poder leer todo con detenimiento? Pensemos en las colas, el cansancio del día y la premura por llegar antes de que cierre el local de votación.

4. Accesibilidad.

Más de 800 mil personas presentan problemas visuales en el país y el 52% se encuentra en un área urbana. Por eso mismo es importante que los módulos de voto electrónico cuenten con un audio de instrucciones y el listado en orden de los candidatos.

5. Colores.

En el Perú, 1 de cada 10 personas puede tener algún grado de daltonismo. Usar los colores rojos o verdes para las instrucciones dentro de la cédula puede ser confuso para este grupo de electores. Incluso, si lo pensamos, toda la cédula debería estar en escala de grises (y no a colores) para que ningún símbolo partidario sea más llamativo que otro por su código de color.

Aunque estos son solamente unos puntos a tomar en consideración dentro del gran análisis que se puede hacer sobre una cédula electoral, sirven para hacernos entender la gran importancia del diseño en este tipo de procesos y empezar a mirar más con detenimiento estos detalles que pueden impactar significativamente en los procesos democráticos.

Comentarios