29.01.18 |

Expande el virus: una guía básica para virales exitosos.

No existen fórmulas mágicas para crear virales, pero con mucho criterio y buena suerte podrás obtener resultados inimaginables.

En un mundo donde los medios digitales y las redes sociales son el plato principal como fuente y difusión de información, los virales son ese delicioso postre que, difícilmente, te saltas de tus comidas. Aceptémoslo, ¿quién no se ha quedado absorto al ver un video de tiernos gatitos o situaciones divertidas que pecan de “irrelevantes”? La pregunta es: ¿qué necesita tener un contenido para que se propague como la pólvora?

Lamentablemente, no hay un manual que explique el contexto ideal para un viral, porque en la mayoría de casos realmente depende de la suerte. Pero, ¡espera! aún no cierres este artículo. Si bien no hay una fórmula mágica para que tu próximo video o publicación sea recompensado por miles de interacciones, hay ciertos tipos de contenido que están predispuestos a empatizar y a tener mayor audiencia. Pero ¿cómo se llega a producir esta clase de material?

  • Emociónalos. La mayoría de usuarios les gustan las historias con mensajes positivos que los invite a recobrar la fe en la humanidad. Sí, toca la fibra más sensible de sus corazones y lo más probable es que tengas mayores posibilidades de que tu contenido sea compartido.
  • Hazlos reír. ¿Quién no quiere compartir algo que provoca risas? Un contenido hilarante es muy fácil de viralizar. Un video ágil y divertido puede obtener buenos resultados a nivel de impacto. Las redes sociales son empleadas como un medio de entretenimiento y qué mejor manera que aprovecharlas en beneficio de la notoriedad de tu marca.
  • Ofréceles algo que quieran compartir. Hablo del atractivo visual y lúdico de un contenido. Más gráficos, menos texto. Un ejemplo son las infografías que son recurrentes en las redes sociales y pueden explotar en alcance.
  • Haz que se identifiquen. Las personas se involucran más con un contenido que puedan relacionarlo con su rutina y vida cotidiana. Un estilo de video casero protagonizado por personas como tú y como yo hará que tu marca inspire confianza.
  • Involúcralos en algo controversial. Hay que tocar este punto con pinzas. Si bien a los usuarios les encanta opinar y más cuando se trata de temas que generen indignación o debate, debes tener mucho cuidado porque el impacto puede ser negativo, perjudicando a tu marca. Así que ya sabes, un gran poder conlleva una gran responsabilidad.
  • Usa influencers. Si coordinamos con diversos influencers para que compartan nuestro contenido, nos será más fácil llegar a mayores grupos de usuarios.

Casos de éxito

Y si hablamos de casos de éxito, se puede comentar la de una campaña realizada por el salón de belleza tailandés The Lounge Hair Salon, que supo usar los recursos de Instagram para ayudar a personas con cáncer. La marca publicó fotografías de pacientes con el fin de que las usuarias etiquetaran a sus seguidoras, invitándolas a que donaran su cabello. A partir de las etiquetas, se formaban pelucas virtuales. Esta campaña obtuvo gran impacto, al punto de que se recaudara 600 kilogramos de pelo natural, equivalente a 6 mil pelucas.




Otra campaña que obtuvo gran alcance fue la de la marca de higiene femenina Always. Bajo el título “Like a girl”, se buscó concienciar sobre en qué momento realizar actividades “como una niña” eran consideradas ofensivas. En el video se muestra a un grupo de niños y adultos recreando diversas acciones como supuestamente lo haría una niña, todos coincidieron en actitudes disforzadas y “delicadas”. Sin embargo, otro grupo de jóvenes, a quienes se le pidió que actuaran de la misma forma, se mostraron enérgicos y con determinación. Un contundente mensaje que puedes ver a continuación:




Por mencionar otro interesante viral en Twitter, Jeep logró una gran interacción con los usuarios al convertir a la red social en un rompecabezas interactivo. Esta marca de autos creó cerca de 400 cuentas con imágenes que eran fragmentos de una imagen grande, que al seguir las cuentas en el orden correcto, las miniaturas de los avatares formaban un puzzle. Los usuarios que lograban armar las piezas en orden, debían tuitear con el hashtag #jeeppuzzle.




Y, como siempre, está la otra cara de la moneda…

También están las grandes marcas que patinaron frente a los ojos de los usuarios como si no hubiera un mañana. Las razones son diversas: ideas sin criterio, publicaciones demasiado políticamente incorrectas o sustentadas en estereotipos negativos. ¿En qué estaban pensando? Quién sabe.

Uno de estos casos compromete a la marca de ropa H&M, que recientemente colgó en su web la imagen de un niño de raza negra modelando una polera. ¿Cuál era el problema? Pues en la prenda estaba la frase: “Coolest monkey in the jungle” (El mono más cool de la selva). La controversia se inició en Twitter por parte de una bloguera, quien compartió la captura de pantalla en su cuenta. Es así que un aluvión de críticas acusaron a la marca de racismo y tuvo que retirar las gráficas y pedir disculpas. Incluso, en algunas de sus tiendas se desataron disturbios y protestas.

Podríamos mencionar muchos casos más donde reconocidas marcas, en el afán de ser transgresoras o innovadoras, descuidaron la percepción que podría tener su audiencia. Si bien no hay una fórmula ganadora, el fin de toda marca es conectar con sus consumidores, ubicarse en todos los escenarios para prever contrariedades y, finalmente, diseñar experiencias memorables de cara a sus usuarios. Es así que debemos servirnos del buen criterio y del uso óptimo de los medios digitales para conseguir impactar adecuadamente en nuestra audiencia.

Comentarios