26.03.18 |

Lima Service Jam: 10 post de Instagram para revivirlo.

LIQUID fue anfitrión del Lima Service Jam del 9 al 11 de marzo. En este artículo recordamos los aprendizajes, las ideas y los nuevos amigos que este evento trajo consigo.

El Global Service Jam (GSJAM) se realiza cada año en más de 80 ciudades simultáneamente y reúne a cientos de entusiastas del diseño en todo el mundo. El último fin de semana, el evento empezó en Yeda (Arabia Saudita) y otras ciudades de Oriente Medio. Siguió en Pune (India), Moscú (Rusia) y se extendió por el resto de Europa hasta finalmente ponerse en marcha en América.

El GSJAM tiene consignas claras. La expresión “doing, not talking” es el principal motor que ha convertido este evento en uno de los más importantes del mundo en cuanto a Diseño de Servicios. LIQUID, anfitrión en Lima por dos años consecutivos, recibió en los espacios de Starscamp a más de 40 jammers de las diversas áreas del conocimiento para diseñar un servicio innovador. Tuvieron “48 horas para transformar el mundo”, premisa bajo la que se mueve el GSJAM.

El Lima Service Jam inició el viernes 9 de marzo sobre las cinco de la tarde. Carlos Mendoza, Head of UX de LIQUID, recibió a los jammers y Carla Donayre, consultora de LIQUID, dio una charla introductoria acerca de la relevancia del Service Design. En adelante, los jammers se unirían a sus grupos y tendrían hasta la tarde del domingo para aterrizar un prototipo de servicio.

La red social que captó mejor la verdadera esencia del evento fue Instagram, y a través de ella contaremos cómo se vivió el Lima Service Jam.

:::

[Viernes 9 de marzo] El primer día al llegar a Starscamp los jammers iniciaron su primer reto: crear unos sombreros que los identifique y refleje su forma de trabajo. Luego de la bienvenida y charla, que realizó Carlos Mendoza, se formaron los grupos. Era determinante que estuvieran en un mismo equipo jammers que nunca antes se habían visto, con la finalidad de conocerse y construir el suficiente entendimiento para juntos investigar, idear, diseñar y prototipar. Cada grupo contaba con un área y se realizaron dinámicas para fortalecer el trabajo en equipo.


Con los equipos formados, subieron a la terraza de Starscamp para disfrutar una cerveza Barbarian y cenar una pizza de Porteños. Los integrantes empezaron a conocerse entre sí y a prepararse para iniciar todo un fin de semana de trabajo.


En ese momento era secreto, pero ahora podemos decirlo. Estaba prohibido hacer una publicación que pueda dar señales sobre cuál era el reto ¿Por qué? Porque en algunos países aún no terminaba de ser público y nadie quería arruinar la sorpresa. El reto este año fue: yes, no, yes, no, yes, no, yes, no, maybe.


Antes de comenzar a trabajar es importante tener en mente los principios, tanto del Lima Service Jam como del evento global. Este es un buen resumen…

#GSJam #Leeds Awesome jammers. Awesome experience #ThisIsWhyWeJam

Una publicación compartida por @lisajjeffery (@lisajjeffery) el


A partir de estos consejos los grupos empezaron a trabajar en soluciones innovadoras que tengan potencial para transformar la sociedad. En el primer día de trabajo. los jammers idearon hasta las diez de la noche, luego fueron a recargar energías a casa para empezar el sábado con fuerza.

Un poco de lo que fue nuestro segundo día en el #Lima Service Jam #GSJam

Una publicación compartida por Lima Jams (@limajams) el


[Sábado 10 de marzo] El día comenzó con dos clases maestras, una de User Research, por Julián Riveros (consultor de LIQUID) y otra de Prototyping, por Carlos Mendoza. Los jammers recibieron consejos de los mentores, quienes se encontraban para brindar su conocimiento y guiar a los grupos. Luego siguió una investigación a profundidad y, por la tarde, los equipos salieron a las calles para realizar entrevistas.

Testeando andamos. #GSJam #Lima #LimaServiceJam

Una publicación compartida por Lima Jams (@limajams) el


Cada equipo trabajó de la mano con sus mentores y con el apoyo de la organización. Los mentores, todos expertos en Service Design, se encargaron de conducirlos en la ideación pero sin revelarles nada concreto. El reto era que cada equipo llegara por sus propios medios a una solución.

Equipo organizador y mentores. Terminando el día 1 en #lima #GSJam

Una publicación compartida por Alexandra Mengoni (@ale_mengoni) el


[Domingo 11 de marzo] La transformación extraordinaria que trae consigo el Service Design en la sociedad y la vida de las personas, ha hecho que esta disciplina tenga cada vez más adeptos alrededor del mundo. Y Lima no es la excepción. Pero ¿en qué se aterrizó la ideación de estos tres días? En prototipos para todos los gustos que fueron presentados el domingo en una suerte de feria de ciencias escolar a la que se bautizó como Jam Safari. Y para que todas las ideas pudieran aspirar a tener sentido como modelo de negocio, por la mañana del domingo Christian Bussalleu dio la charla Business Model.

Es así que hubo de todo: un baño público con sensor de bacterias para alertar sobre su urgencia de limpieza, una aplicación para ayudar a cuidarse a los celíacos y una web para comprar la computadora perfecta para ti. Hubo un proyecto dedicado a la comunidad LGTBI y otro para empoderar a mujeres en trabajos como gasfitería, electricidad y cerrajería. También se creó una aplicación para cocinar vegano.

⏭ Jam Safari en el Lima Service Jam de 10 prototipos realizados en 48 horas #lima #GSJam

Una publicación compartida por Lima Jams (@limajams) el


Y, por supuesto, no podía faltar… la foto de cierre del Lima Service Jam:


¿Y con qué nos quedamos? Además del nuevo conocimiento y de la experiencia de aprendizajes, los miembros de los distintos equipos crearon vínculos muy fuertes entre sí. Y, de hecho, es de ese tipo de cosas de las que también nos gusta jactarnos: “El Global Service Jam ha dejado incontables nuevas amistades, nuevas compañías, nuevos trabajos, matrimonios y al menos un bebé”.

People connect… #GSJam #jamfact

Una publicación compartida por Global Service Jam (@globalservicejam) el


Comentarios