20.08.20 | Innovación

¿Por qué invertir recursos en Product Design?

Puedes tener el producto con los precios más accesibles o los beneficios más altos del mercado, pero si este no conecta con tu audiencia, no tienes un producto exitoso. He ahí la importancia de un buen Product Design.

Product Design es el proceso que se encarga de la creación de productos, desde la definición de problemas de los usuarios, hasta la creación de la mejor solución. En pocas palabras, se trata de organizar las características y beneficios de tu producto para atraer a tu audiencia objetivo.

Un muy buen ejemplo de la importancia del Product Design son las laptops versus las computadoras de escritorio. A pesar de que ambas cumplen relativamente la misma función, las laptops han ganado mucha más popularidad debido a la facilidad de movilidad que presentan.

“Las personas no usan un producto por su buen diseño, pero un buen diseño los ayuda a utilizar el producto” – Viran Anuradha Dayaratne, UX/UI Consultant @ Attune

Y esto básicamente significa que…

Con un buen diseño, el marketing se hace más fácil

El Marketing se trata de conseguir que tus clientes encuentren el valor central de tu producto. Con un buen diseño, el producto se convertirá en un embajador de sí mismo,
reduciendo en gran medida los esfuerzos necesarios de Marketing.

Esto no solo favorece al producto en sí si no a tu marca en general, puesto que esta será valorada en relación al valor que se perciba de ella. En otras palabras, te dará una alta ventaja competitiva y mayor visibilidad frente a tu audiencia objetivo.

Y por si fuera poco, si tu producto es fácil de usar (tiene un buen diseño) y además tiene un alto valor, los clientes seguirán utilizándolo o comprándolo, favoreciendo así la retención y, con ello, el retorno de la inversión.

¿Y cómo es que el Product Design logra todo eso?

Existen muchas áreas que son optimizadas por el Product Design, tales como:

  1. Apariencia visual: El proceso de Product Design involucra una investigación previa tanto del usuario (datos demográficos y psicográficos) como de las tendencias del mercado, para así mejorar la capacidad de venta del producto.
  2. Rendimiento: El objetivo final del Product Design es lograr que el producto sea sencillo de utilizar para el usuario final. Para esto, optimiza el tamaño, la velocidad, la calidad de sus características, entre otras cosas.
  3. Durabilidad: Todo buen equipo de Product Design conoce cuáles son los puntos débiles de su producto, para así optimizarlos y lograr que el producto tenga una mayor vida útil y menor cantidad de errores.
  4. Nuevas características: El equipo de Product Design, a través de la investigación del usuario, puede hacer nuevas preguntas, y así descubrir otras características que pueden implementarse al producto, y que resuelven necesidades subyacentes de los usuarios.

Todas estas mejoras, en conjunto, generan la importancia del Product Design, al ser este la base de todos los posteriores desarrollos.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que ningún diseño es final, y este puede estar en constante cambio, en función a las necesidades del mercado o a los objetivos de la empresa.

¿Puedo hacer yo mi propio Product Design?

El proceso de Product Design, como ya hemos visto, no se trata únicamente del diseño visual del producto, así que se necesitan varias capacidades para poder llegar a un buen diseño final.

Algunos de los roles que en Liquid estamos convencidos que son necesarios:

  • UX Research, para llegar al fondo del comportamiento, intereses y problemas de los usuarios. Esta es la primera fase y probablemente la más importante, ya que de su asertividad depende el éxito del producto.
  • Data Analysis, para traducir los datos históricos y los datos de investigación de usuario en un conjunto de funciones prácticas y visuales para el producto.
  • UX Design, para llevar a cabo la investigación de patrones de comportamiento y las innumerables formas en las que una aplicación o página puede resolver una necesidad de usuario previamente identificada.
  • UI Design, para definir la apariencia general externa de las interfaces de usuario presentes en el producto.
  • Visual Design (generalmente se encuentra en el área de UI), para asociar los colores, tamaños, tipografías y otras características, a la personalidad de la marca y los objetivos de la empresa.
  • Prototipado, para simular la experiencia de forma rápida y sencilla. No se puede omitir esta fase pues es la que nos permitirá probar nuestras ideas con anticipación y a bajo costo.

Si bien una persona podría ser capaz de realizar todos los roles, es poco probable que pueda hacerlos todos al mismo tiempo, y de una manera eficiente en recursos.

Por ello recomendamos que el proceso de Product Design se trabaje en equipo, con el talento adecuado para cubrir los roles. La cantidad de personas dependerá del producto, el tamaño de la empresa, y los recursos que puedan destinar al proyecto.

Próximamente hablaremos a mayor profundidad de cada uno de los roles que conforman el Product Design.

Si te ha gustado este artículo, suscríbete al blog y te enviaremos una entrada semanal sobre temas de innovación.

¿Crees que podemos ayudarte en algo? Escríbenos a contacto@meetliquid.com

Suscríbete para recibir nuestros artículos

Suscríbete a nuestros artículos y recibe la información al instante.