27.04.18 |

“¿Por qué estoy triste?”: Google y Facebook empiezan a responder.

Las plataformas digitales como Google y Facebook en pro del bienestar emocional de sus usuarios.

Hoy en día, “San Google” y Facebook lo saben todo: desde cómo arreglar un celular hasta qué debo hacer para estar feliz. Por eso, antes que recurrir a una persona, preferimos buscar y encontrar las soluciones a través de los medios digitales.

Estos temas son de alto interés para los investigadores. De hecho, ya existen estudios sobre el rol de las redes sociales como espacio de catarsis para los usuarios. Por ejemplo, un estudio de la Universidad de Munster acerca del impacto de las emociones y el alcance viral en Twitter, afirmó que a mayor intensidad de la emoción contenga una publicación (tuit), mayor es la cantidad de retuits que recibirá por parte de sus seguidores. En otras palabras, podemos afirmar que un retuit representa la empatía que una persona siente sobre lo que otra publica.

¿Y saben lo que significa todo eso? Que los medios digitales pueden identificar más fácilmente nuestras emociones. Al ser estos un medio en el que los usuarios se desahogan o buscan soluciones para diversos aspectos de su vida, cuentan con un gran poder de acción. Entonces, estamos hablando de una gran oportunidad para que las empresas puedan crear productos digitales que solucionen el bienestar de sus usuarios.

Facebook ya puso manos a la obra. A través de su formato de video Facebook Live y usando inteligencia artificial, identifica las expresiones faciales o textuales y detecta posibles casos de depresión o ‘bullying’. Como respuesta, activa opciones de ayuda tanto al emisor como a la comunidad receptora del ‘streaming’.

Otro proyecto que también viene realizando Facebook es Safety Center. Este busca identificar patrones de comportamiento depresivo mediante el seguimiento de etiquetas, hashtags y grupos, con el fin de evitar la promoción de pensamientos que fomentan el suicidio. En caso detecte algo negativo, la red social brinda textos sugeridos para que las personas afectadas puedan comunicar su incomodidad y enfrentar mejor la situación.

Facebook va más allá en su afán de crear una comunidad digital saludable. Junto a la organización mundial Be friends, brinda soporte emocional a aquellos usuarios que pasan diariamente por momentos de incertidumbre y de maltrato en su entorno a través de la escucha activa.

Felizmente, Facebook no es la única empresa que se preocupa por el bienestar de los usuarios digitales. También existe un caso muy parecido en Australia con la plataforma digital Reachout y, gracias a su buen posicionamiento en Google (SEO), se encuentra en la primera página como opción aparece cuando alguien busca “i feel sad need some help”.

Desde el primer momento que uno ingresa, esta web australiana busca ser empática y entender la situación exacta por la que está pasando la persona afectada.

En todo el proceso de interacción, la plataforma sugiere distintas formas de tratar el problema, ya sea sugiriendo un directorio de expertos, invitando a grupos de ayuda o aconsejando distintas maneras de comunicárselo a alguien. Una vez propuesta la solución, Reachout crea un programa con el cual el usuario podrá mejorar progresivamente y, al mismo tiempo, descubrirá cuál es la mejor manera de solucionar los problemas.

Todas estas acciones muestran que sí existe un interés por las empresas de mejorar el bienestar de sus usuarios y tomar las riendas del gran poder que conlleva tener una comunidad digital saludable.

Lo ideal es que cada vez más empresas se involucren en conocer mejor a sus usuarios y realicen esfuerzos para ingresar al mundo digital y crear herramientas que logren prevenir y atender a tiempo posibles casos de enfermedades mentales. A través de la tecnología y los medios digitales, tal y como hemos podido ver, todo esto y más es posible.

Comentarios