05.11.20 | Innovación

Red de mentores para mi startup: ¿qué necesito en cada etapa?

El apoyo de una red de mentores es una parte crucial de todas las etapas de una startup, desde la ideación hasta el escalamiento. ¿Cómo elegir a los mentores adecuados? La etapa de tu startup puede darte algunos insights; pero además, deberás tomar en cuenta algunos rasgos de personalidad. Conoce más en esta entrada.

Contar con mentores es muy importante ya que no solo proveen soporte al equipo emprendedor, sino que mejoran el acceso a redes de conocimiento y financiamiento, permitiendo acelerar el proceso de aprendizaje, y así llegar de manera más efectiva a las metas de cada etapa.

La mayoría de startups y sus respectivos programas de incubación y/o aceleración, enfocan parte importante de su energía en construir una red de mentores. Pero, ¿cómo hacer que sea realmente efectiva?

El mentor adecuado según la etapa de la Startup

Si bien no existe un mentor perfecto, sí existen características que puedes tomar en cuenta para elegirlo, en base al tipo y tema del emprendimiento, y a la etapa en el que se encuentra. Es por ello que la tarea de construir una red de mentores debe empezar desde uno mismo, reconociendo cómo aprendemos, cómo tomamos mejor el feedback y cómo debería hacer otra persona para sacar lo mejor de nosotros.

Una vez que tenemos claridad sobre nosotros mismos, recién podemos pensar en qué tipo de mentores necesitamos para potenciar nuestro emprendimiento. Y en este proceso, la plataforma GrowthMentor.com, recomienda incorporar mentores adecuados a la etapa de la startup.

  1. Etapa de Ideación: Inicialmente, cuando buscamos el Problem-Solution Fit, un buen mentor sería considerado alguien con conocimiento de la industria, que pueda ayudarnos con lluvias de ideas, que rete nuestras hipótesis y nos ayude a desarrollar nuestras propuestas.
  2. Etapa de Validación: Ya cuando empezamos a trabajar en nuestro MVP necesitamos mentores que nos ayuden en la solución y, si nuestro background no es técnico, lo más adecuado será un mentor que sí tenga un background técnico. Este mentor es clave pues nadie busca construir un MVP que luego tenga que ser descartado en la etapa de crecimiento.
    Una vez que alcanzamos lo que se conoce como Product-Market-fit (tenemos el producto adecuado y nuestros usuarios se pondrían tristes si dejamos de operar) el tipo de mentor que necesitamos es alguien que nos ayude con estrategias de crecimiento, experimentación rápida y reducción de tasas de abandono (churn rates).
  3. Etapa de Crecimiento: Posteriormente, en la etapa de escalamiento, el mentor debe ser capaz de ayudarnos a hacer cada vez más eficiente nuestro crecimiento, reduciendo indicadores específicos como el Costo de Adquisición de Cliente (CAC).
  4. Etapa de Madurez: Finalmente, en la etapa de madurez, los mentores pueden ayudarnos con estrategias de salida (o exit), procesos de contratación, formación de equipos, desarrollo de cultura corporativa, etc.

Sea cual sea la etapa y el tipo de mentor que estamos buscando, es importante que seamos claros comunicando nuestras expectativas; así tendremos una buena experiencia nosotros, tendrán una buena experiencia los mentores y contribuiremos a generar una cultura de compartir conocimiento en nuestro ecosistema de innovación y emprendimiento.

Requisitos indispensables de todo buen mentor

Además, muy aparte de los conocimientos técnicos o de industria que pueda tener el mentor, existen una serie de cualidades personales infaltables para todo buen mentor:

  1. Demostrar interés: Al igual que para todos los profesionales, es indispensable que las personas tengan interés en los objetivos y la industria en la que van a realizar la mentorización. Solo así es que podrán proveer el mayor valor posible a las startups, y a los miembros del equipo.
  2. Tener una visión estratégica: Un mentor que sea capaz de ver el todo y no una parte, y proyectarse hacia el futuro, podrá aportar un punto de vista muy valioso, y realizar una asesoría completa y objetiva del plan de acción de la startup.
  3. Saber escuchar: Si bien es muy importante que los mentores sepan dar direcciones y asesorías, también deben saber cuándo es necesario escuchar, para contar con un abanico de opiniones y perspectivas. Finalmente, el objetivo de los mentores debería ser despejar y explorar nuevos caminos.
  4. Ser empático: Un mentor debe tener una intuición que le permita reconocer la situación de las startups y cada uno de sus miembros, cómo escucharlos y conectar con ellos, ponerse en sus zapatos, y así comunicar su conocimiento de la mejor manera.

¿Tienes una startup y no sabes por dónde empezar con tu red de mentores? ¡Nosotros te ayudamos! Postula al Programa de Aceleración de nuestro Venture Studio.

Si tienes alguna consulta adicional, puedes escribirnos a contacto@meetliquid.com

Si te ha gustado este artículo, suscríbete al blog y te enviaremos una entrada semanal sobre temas digitales y de innovación.

Suscríbete para recibir nuestros artículos

Suscríbete a nuestros artículos y recibe la información al instante.